En todo desplazamiento, bien debido a un cambio de sede de un negocio o bien por realizar un cambio de residencia,  lo más importante para conseguir que todo vaya correctamente y sea posible realizarlo, es prever todos los elementos que pueden intervenir y realizar la planificación previa al momento de la mudanza, para tener en cuenta todos los posibles imprevistos que puedan surgir y realizar el desplazamiento con las máximas garantías de seguridad.

En Servimudanzas disponemos de un servicio que asesorará a nuestros clientes en caso que sea necesario, para indicarles qué procedimiento es necesario seguir para desarrollar nuestra actividad y proporcionarle el mejor servicio con la calidad fruto de la excelencia.

Para poder realizar todo el procedimiento de la mejor manera posible, es necesario que nuestros clientes sigan los siguientes pasos:

  • Realizar un inventario. Antes de empezar a embalar o empaquetar es importante hacer un inventario en el que se indique qué elementos vamos a trasladar para ir agrupándolos e incluso eliminar aquellos que realmente no utilizamos y que es más factible eliminarlos en el momento de la mudanza.
  • Empaquetar e identificar todos los elementos a desplazar. Lo mejor para ello es disponer de diferentes elementos de embalaje adaptados a cada necesidad: cajas de diferentes tamaños, embalaje protector para elementos frágiles o delicados, así como etiquetas para identificar todos los elementos en la ubicación que les corresponde.
  • Desplazamiento y colocación. Una vez todo el material a trasladar se encuentra perfectamente embalado se carga en el transporte correspondiente y se realiza la colocación en la nueva sede o vivienda, siguiendo las indicaciones que encontramos en las etiquetas.

Una vez realizados estos pasos, ya sólo queda que  los usuarios de la nueva ubicación  puedan colocar todos sus enseres poco a poco para retomar las actividades de su día a día.

Abrir chat
Hola ¿Necesitas ayuda?